Jesús calma la tempestad

Jesús calma la tempestad (Lucas 8:22-25).
La manifestación de los hijos de Dios (Rom:8:19)